messi2

Fútbol Caps Lock

Textos

Por mas que intente razonarlo, no puedo. No hay caso. Llega el momento en que me invade ese temblor que sube desde las tripas y anula toda lógica y razón.

No hay forma de pararlo, me reseteo, me cambia el chip. Soy conciente que son 11 millonarios jugando al futbol. Sé que ganen o pierdan da lo mismo, el país no cambia, yo no cambio, el mundo no cambia. Sé que el espectáculo al que asisto -voluntariamente- está orquestado por una de las organizaciones mafiosas más voraces que ha dado el mundo moderno. Bancada por los peores pulpos de la patria multinacional. Sé que es un circo. Que me venden humo. Comprendo que es indigno, inmoral y aberrante el poder y la cantidad de dinero que mueven en pautas publicitarias, enfocadas a exacerbar mi fanatismo y multiplicar el consumo.

Tengo claro que si los 3 mil millones de televidentes -o los 11 mil millones de tuits que cruzamos- los dedicáramos, no al mundial, sino a debatir cómo mejorar el mundo, la historia sería otra.

Sin embargo hay algo que trasciende ese engaño inducido. Un guiño cómplice mediante el cual abandonamos por un rato disfraces y diferencias; bandos, partidos, clases y religiones. Una hermosa irrealidad en la que comulgamos, por un rato y sin excepción, exteriorizando idénticas sensaciones y sentimientos. Una alegría que explota de algún lugar de nuestro ser. UNA FURIA CATALIZADORA, QUE NOS ABRAZA CON CUALQUIER DESCONOCIDO, LLORANDO DESCONSOLADOS SIN SABER PORQUÉ. UNA PASIÓN BRUTAL, QUE SABEMOS FICTICIA, AUSENTE DE TODA LÓGICA, PERO QUE NOS HACE IGUALES. QUE NOS EYECTA A LA CALLE CANTANDO Y BAILANDO EN ÉXTASIS, UNIDOS, EBRIOS DE GLORIA, LOCOS, ENAJENADOS. QUE TRANSFORMA EL HIMNO NACIONAL EN EL GRITO DE GUERRA DE TODO UN PAÍS. QUE NOS MANIJEA HASTA HASTA EL PUNTO DE QU… VAMOS ARGENTINA LA RECONCHA DE LA LORAAAAAAA!

Fútbol.

luca prodan

Aspix y las postales del rock argentino

Entrevistas
Esta entrevista se publicó en el número 145 de la revista El Planeta Urbano en septiembre de 2010. Todas las fotos son de @PhAspix.

Conoció y fotografió, desde sus comienzos, a las principales bandas del rock argentino. Desde Sumo a Soda Stereo, de Virus a Pappo, desde los Redondos hasta Los Cadillacs. Hoy publica gran parte de ese material en un libro de postales, y de forma independiente. Y le da voz a las historias y anécdotas que se desprenden de cada foto en esta entrevista exclusiva con El Planeta Urbano,

aspix

-¿Cuál es tu nombre real?

Carlos Giustino.

-¿Y por qué Aspix?

Aspix salió de una serie de fiestas de disfraces (El Zapatazo) que organizábamos en una quinta con Geniol, y hacíamos una performance “El Show de Geniol y Aspirineta” donde yo me metía en calzoncillos y hacía alguna boludez. De ahí me quedó primero Aspirineta, y luego Aspix.

-¿Geniol, el clown que Sumo?

Sí, en esas fiestas tocaban Sumo, la Hurlingham Reggae Band e incluso tocó Soda Stereo, que creo que hacían la segunda presentación en público. Geniol, después quedó en el “elenco estable” de los Sumo

-Como fotógrafo ¿Qué te atrajo del rock?

En los años 80 había una industria en marcha, la gente tomaba contacto con el artista a partir de las revistas, no había internet, no había MTV y los diarios al rock no le daban ni un tronco de bola. Recién asomaban el Suplemento Sí de Clarín y después Página 12. La gente no tenía acceso a la imagen de los artistas como ahora, había todo una industria para los fotógrafos tanto en los medios como en las discográficas, y en las productoras también. Los artistas se ocupaban de los viajes, o sea que el rock no solo me atrajo, sino que me llevó de gira! (Risas)

- Repasemos algunas fotos de tu libro y me contás el contexto en que las realizaste y las anécdotas que recuerdes.

Hay algunas que las tengo en la memoria y otras que no. Por ejemplo, la de Luca Prodan (a continuación) no estoy seguro si es en Chile, en un festival que hizo Lalo Mir en Viña del Mar en el año 87. Creo que fue la primera vez que ellos salían del país.

luca prodan

-¿Era la época de Pinochet?

Si! y salía en vivo para todo el planeta. Nos encontramos en el hotel con los Sumo que venían ebrios, del primero al último, como pocas veces los he visto. Pero si no es de Chile, por el ángulo de la foto puede ser Obras, porque está muy a la misma altura, no está sacada de abajo.

-¿Sacabas desde arriba del escenario?

No. Luca tenía un seguridad que se llamaba Boogie. Era un ropero muy grandote que se paraba frente al público, delante de Luca, y me levantaba de la cintura para hacer las fotos.

 -¿Cómo hacían en esa época, para sacar con esa nitidez, teniendo en cuenta que la iluminación y la comodidad en esos recitales era imposible?

La de Luca, por ejemplo está hecha con nada, no hay equipo, sólo una lente de mierda. Eso es haberle agarrado la mano al forzado de película. Era difícil porque las luces no son las que hay ahora en los escenarios, eran las par 1000 y es algo que está permanentemente en movimiento.

-¿En ese momento el público era más homogéneo? Es decir ¿podían convivir seguidores del rock, del metal, del punk y del pop en un mismo festival?

Mirá, hoy todo se polarizó, pero antes eran casos aislados. Con Luca hemos estado en Montevideo, en el back stage, mirando un show de Fito Páez. De hecho recuerdo que fue un show muy fuerte porque era el mismo día que habían matado a las tías de Fito. Y el flaco cagó todo a patadas. Luca me decía: “cómo está este pibe”. Estaba muy punk. El tema “Ciudad de pobres corazones” lo estrenó esa misma noche.

fito paez

Un caso que recuerdo en el que el público tuvo mala onda fue en un show de Virus en 1982, que se hizo en Los Piletones de Ezeiza. Era un festival de muchos grupos, y Virus tocó Wadu-Wadu que era algo intragable, nadie lo entendía. Todo el público se puso de espaldas al escenario. Ellos se la bancaron y siguieron tocando. Fue la única vez que vi algo así; los putearon en todos los idiomas.

federico moura

Sin embargo, la foto de Federico Moura que publico en el libro es en un Obras que llenaron. La gente fue aceptando las tendencias new wave. Los Abuelos de la Nada también impulsaron una estética nueva. Después vino Soda Stereo, que realmente le dio mucha pelota a la imagen. Con Alfredo Lois que supervisaba las puestas de escenario y la fotografía, el vestuario, los videos. Eran los primeros que llevan peinadora propia…

- Contame de la foto de Los Redondos en La Esquina del Sol.

Para mí es una foto muy importante. Fue fundacional. Con mi socio habíamos estado tres meses sin parar montando el estudio Subway, encerrados en pleno centro. Un día que estaba casi todo terminado dijimos basta, agarramos las cámaras y fuimos a ver a Los Redondos. Hasta ese momento no hacíamos fotografía de rock, no habíamos montado el estudio para eso. Digamos que fue mi primera vez…

los redondos

-El que está en la foto con el Indio Solari y Skay, ¿es Enrique Symns?

Sí, era el que hacía el monólogo. El resultado era impecable, algo infernal. Ellos cantaban un poco, él estaba por ahí y metía algo entre temas. Los shows los abría él con un monólogo, y la gente deliraba. Aún con sus excesos y vicios, Enrique tiene una gran lucidez. Es el único beatnik argentino, ahora que se fue Fogwill, que era el maestro de los maestros.

flaco spinetta

-Y la del flaco Spinetta mirando por arriba de los anteojos?

Esa tiene una gran historia, fue en la oficina de Abraxas en la calle Callao. Veníamos de una noche muy brava, en la que se había muerto nuestra perra Agosto. La perra del rock había estirado la pata, literalmente…

-¿Por qué le decías la perra del rock?

Porque Luca la menciona en el tema “Divididos por la Felicidad”. Era una perra que vivió toda su vida conmigo, así que estábamos de duelo absoluto esa noche. A la madrugada tuvimos que llevar el cuerpo al Instituto Pasteur, y al mediodía teníamos la nota con Spinetta, que estaba promocionando Madre Años Luz. Yo llegué hecho mierda, de velorio. Nos pusimos a charlar y le conté de la perra. El Flaco con su dialéctica mágica me dio toda una explicación sobre la muerte y los animales que me quedó muy prendada esa mañana. Luego salió esa foto y otra más que también me gusta y que resume mucho ese momento.

los fabulosos cadillacs

-La foto que le sacaste a los Cadillacs fue en sus comienzos, ¿cómo era el público que los seguía?

Los seguidores de Los Cadillacs eran muy visibles, había una pequeña movidita ska en la primera mitad de los años 80. Pero lo interesante de la anécdota es que en ese momento estaban haciendo el primer disco con Popi Manzanedo como manager. Y él no quería ser su manager. Yo estaba dejando de ser manager de Suéter y Popi me dijo: -no querés quedartelos vos?- Eran once tipos y yo, en Suéter, no podía con cinco. Así que pensé: estos tipos no van a prosperar y nunca va a haber un centavo. En un acto visionario le dije que no…

pappo

-¿La de Pappo de qué año es?

Debe ser más o menos de1986. Porque la nota fue para la revista El Musiquero.

Pappo era un atorrante, manipulador y todo lo demás, pero de última era un tipo querible, porque ese era el espíritu del rock. Era bravo, me lo encontraba mucho en la noche, siempre en fiestas.

-¿Por qué “bravo”?

Porque si le gustaba tu novia la agarraba de la mano y se la llevaba (risas). Y si tenías encima algo más que le gustaba se lo llevaba también. No le importaba un carajo.

-¿Eran tantos los excesos en el rock de los años 80? ¿O fue el comienzo y por eso se recuerda tanto?

En los 80 era la cocaína. Fue un festival de excesos y era imposible no ser parte de eso. Estaba bien visto dentro de la cultura artística. Aunque en el público no estaba tan instalado. Había más reviente entre cierta facción de músicos. Creo que ahora es al revés: el público está bastante más reventado y los artistas más saludables.

 -¿Cómo ves el presente del rock argentino?

No hay un fenómeno muy contemporáneo.

 -¿Pero no pecamos de tratar de encontrar hoy lo que pasó en aquella época?

A mí me pasa algo muy loco: hoy mis hijos escuchan la música que escuché cuando tenía su edad. Y a mí no me pasaba eso con la música de mis viejos, había una gran pared en el medio. Había que estar en las antípodas, y creo que esa fue la semilla del rock. Por lo menos acá. Está bueno que esa época haya dado bandas que trascendieron, pero justamente lo que le está faltando a estas generaciones es un poquito más de identidad.

-Hoy el rock vuelve de la mano de la publicidad y de la moda?

Es parte de la mass media, lo usan los medios para sus propios fines. Ya no pasa que tenés un grupo, y tocás, y te empieza a ir mejor. Ahora depende de tener ciertos acuerdos. Sonar en una radio sin tener pauta, hoy en día, casi que no existe. Los pibes no tienen esos espacios, los tendrán por ahí en las radios zonales o en internet, pero nada más.

-¿Vas a volver a dedicarte de lleno a la fotografía?

Sí, el año que viene la idea es montar un estudio de toma. Pero primero quiero terminar esta colección, montar la muestra y llevarla por algunos lugares del interior.

Después seguir con los otros volúmenes. Me estoy encontrando con fotografías que sonout takes de la época. Hay fotos que ni sabía que tenía. Tengo que mirar los negativos, foto por foto, para darme cuenta que son mías. Encontré material que ni sabía que tenía porque llegaba de Obras a las 12 ó 1 de la mañana a revelar, y se copiaban sólo las que se publicaban.  Muchas veces ni se hacían las tiras de contacto, porque era una pérdida de tiempo. // Ir a la página de Aspix